31 Oct 2017

Una comunidad de museos

En un mundo globalizado en el que todos estamos conectados de una manera u otra, hay vasta información a la punta de nuestros dedos y las personas quieren que todo pase de inmediato, las instituciones culturales y educativas deben redoblar su esfuerzo para crear experiencias y vínculos memorables con el público.

Bien entendemos que los museos deben regenerarse para convertirse en espacios de relacionamiento, en lugares para el desarrollo de la creatividad para despertar emociones y transformar ideas. Pero ¿cómo? ¿Qué deben hacer? Pues sí, claro, adoptar las nuevas tecnologías: videos, pantallas táctiles, realidad virtual, contenido interactivo en redes sociales. Pero no podemos dejar por fuera la relación entre los museos; debemos aprovechar la comunidad de museos y centros culturales que existe y el apoyo que se puedan dar entre ellos.

La Red de Centros de Visitantes y Museos de la Región Interoceánica es una agrupación creada con el objetivo de fortalecer, crear sinergias y compartir información y recurso; ellos trabajan para crear lazos entre cada uno de los centros de visitantes y museos.

En noviembre el Biomuseo extiende sus actividades para incluir a otros museos de la comunidad. El Museo de Ciencias, el Patronato Panamá Viejo y el Museo de Arte Contemporáneo son algunos de los invitados para participar de las diversas actividades del mes.  Es de suma importancia que se continúen creando lazos entre instituciones, enfocándonos al servicio de la sociedad y su desarrollo.

El trabajo del Biomuseo de relacionarse con otros museos y centros de visitantes no solo se queda con los conversatorios. Desde hace unos meses ha trabajado en conjunto con el Parque Metropolitano Summit con talleres de interpretación, servicio al cliente y de botánica. Los participantes compartieron experiencias entre ellos y desarrollaron estrategias de mejora  en las diferentes áreas que necesitan enriquecimiento.

El trabajo en equipo entre museos redimensiona las áreas de acción, los ámbitos de influencia e incluso los valores. Amplía el impacto social de sus proyectos de manera que pueden llegar a lograr la transformación de la sociedad que todas las instituciones culturales y educativas buscan.  Una comunidad de museos que trabaja mancomunadamente es la mejor manera de lograr la transformación positiva del entorno.

Para el Biomuseo esta relación es tan importante como la inclusión de nuevas tecnologías. De hecho el pasado  28 y 29 de agosto de 2017, en conjunto con el Museo de la Libertad y los Derechos Humanos y con el apoyo de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, brindamos un taller de innovación y tecnología interactiva en espacios culturales en el que participaron profesionales de varios museos y otros espacios culturales de la ciudad de Panamá. El taller fue un espacio de conversación entre los asistentes, poniendo sobre la mesa las diferencias entre lo clásico y lo moderno y la importancia de la innovación en todas las áreas de trabajo. Se estrecharon lazos de colaboración entre profesionales del mundo de los museos a nivel local e internacional quienes trabajarán para crear espacios más atractivos, estimulantes y educativos.